Hipocondría



La hipocondría se caracteriza por una preocupación excesiva por la salud, la presencia de cualquier síntoma físico es identificada como una prueba de la existencia de una posible y normalmente grave enfermedad médica. En unos casos la persona busca información a través de médicos, familiares, internet, etc., para tranquilizarse, pero cuando consigue descartar la presencia de una enfermedad, aparece la duda de padecer otra distinta. En otros casos, el miedo lleva a la persona a evitar el contacto médico, manteniendo la preocupación y en ocasiones no pudiendo poner en práctica medidas preventivas o de detección precoz.

El sentimiento de temor y malestar en estas personas puede llegar a ser realmente muy elevado y persiste a pesar de pruebas y explicaciones médicas adecuadas, causando angustia y deterioro significativo a nivel social, laboral y personal.

Asimismo, son muchas las señales que pueden disparar el temor, como notarse algo "extraño" en sí mismo o identificarse con los síntomas de distintas enfermedades cuando leen o escuchan algo relativo a las mismas.

La preocupación por la enfermedad mantiene a la persona en continua observación de sus sensaciones, tendiendo a la amplificación de las mismas evaluando como grave o extraña cualquier señal que para otros pasaría desapercibida, aumentando el problema y favoreciendo el círculo vicioso que se genera.

El cuidado de la salud es, desde luego, algo recomendable y son muchos los consejos que recibimos desde distintos ámbitos profesionales para llevar una vida saludable y prevenir determinadas enfermedades. No obstante, cuando esto se convierte en una "obsesión" y nada parece ser suficiente para mantenerse tranquilo respecto al estado de salud el problema que se genera es, de algún modo, mayor que el que se intenta evitar y se hace recomendable recibir atención psicológica para resolverlo.


La hipocondría se caracteriza por una preocupación excesiva por la salud, la presencia de cualquier síntoma físico es identificada como una prueba de la existencia de una posible y normalmente grave enfermedad médica. En unos casos la persona busca información a través de médicos, familiares, internet, etc., para tranquilizarse, pero cuando consigue descartar la presencia de una enfermedad, aparece la duda de padecer otra distinta. En otros casos, el miedo lleva a la persona a evitar el contacto médico, manteniendo la preocupación y en ocasiones no pudiendo poner en práctica medidas preventivas o de detección precoz.

El sentimiento de temor y malestar en estas personas puede llegar a ser realmente muy elevado y persiste a pesar de pruebas y explicaciones médicas adecuadas, causando angustia y deterioro significativo a nivel social, laboral y personal.

Asimismo, son muchas las señales que pueden disparar el temor, como notarse algo "extraño" en sí mismo o identificarse con los síntomas de distintas enfermedades cuando leen o escuchan algo relativo a las mismas.

La preocupación por la enfermedad mantiene a la persona en continua observación de sus sensaciones, tendiendo a la amplificación de las mismas evaluando como grave o extraña cualquier señal que para otros pasaría desapercibida, aumentando el problema y favoreciendo el círculo vicioso que se genera.

El cuidado de la salud es, desde luego, algo recomendable y son muchos los consejos que recibimos desde distintos ámbitos profesionales para llevar una vida saludable y prevenir determinadas enfermedades. No obstante, cuando esto se convierte en una "obsesión" y nada parece ser suficiente para mantenerse tranquilo respecto al estado de salud el problema que se genera es, de algún modo, mayor que el que se intenta evitar y se hace recomendable recibir atención psicológica para resolverlo.

AMP Psicólogos

  Calle Stuart, 47 – Bajo derecha,
Aranjuez, 28300, (Madrid)

  91 865 75 24

  680 63 76 74

Ubicación