Ataques de ira



Son muchas las personas que acuden a psicoterapia debido a la perturbación que la ira provoca en sus relaciones personales y su bienestar emocional.

La ira les lleva a reaccionar de forma desproporcionada a los acontecimientos que viven, haciendo o diciendo cosas por las que luego se sienten culpables o avergonzados. En ocasiones llegan a justificar sus acciones como una forma de defender sus derechos, pero las consecuencias que suele acarrear su conducta les lleva a proponerse buscar soluciones alternativas. No obstante, es frecuente encontrar que a pesar de los firmes propósitos de autocontrol las respuestas desadaptativas se mantienen.

Existen numerosas situaciones en las que las personas pueden verse desbordados por la ira. Normalmente tienen que ver con circunstancias de estrés mantenido, como procesos de divorcio complicados, dificultades laborales, problemas de relaciones familiares, etc. En general, se puede decir que la ira aparece cuando la persona encuentra un obstáculo en la consecución de sus metas.

Es importante identificar cuál es el análisis que el individuo hace de la situación, qué pensamientos activan la ira, cuales son las señales internas que aparecen y las conductas que realiza tendentes a rebajar el alto grado de malestar que puede llegar a sentir. Asimismo, tomar conciencia de las consecuencias de sus respuestas y buscar pautas alternativas son las claves para la superación de este problema.


Son muchas las personas que acuden a psicoterapia debido a la perturbación que la ira provoca en sus relaciones personales y su bienestar emocional.

La ira les lleva a reaccionar de forma desproporcionada a los acontecimientos que viven, haciendo o diciendo cosas por las que luego se sienten culpables o avergonzados. En ocasiones llegan a justificar sus acciones como una forma de defender sus derechos, pero las consecuencias que suele acarrear su conducta les lleva a proponerse buscar soluciones alternativas. No obstante, es frecuente encontrar que a pesar de los firmes propósitos de autocontrol las respuestas desadaptativas se mantienen.

Existen numerosas situaciones en las que las personas pueden verse desbordados por la ira. Normalmente tienen que ver con circunstancias de estrés mantenido, como procesos de divorcio complicados, dificultades laborales, problemas de relaciones familiares, etc. En general, se puede decir que la ira aparece cuando la persona encuentra un obstáculo en la consecución de sus metas.

Es importante identificar cuál es el análisis que el individuo hace de la situación, qué pensamientos activan la ira, cuales son las señales internas que aparecen y las conductas que realiza tendentes a rebajar el alto grado de malestar que puede llegar a sentir. Asimismo, tomar conciencia de las consecuencias de sus respuestas y buscar pautas alternativas son las claves para la superación de este problema.

AMP Psicólogos

  Calle Stuart, 47 – Bajo derecha,
Aranjuez, 28300, (Madrid)

  91 865 75 24

  680 63 76 74

Ubicación