Problemas emocionales asociados a enfermedades



La psicología, tradicionalmente centrada en la intervención en los trastornos mentales, ha demostrado su eficacia en el tratamiento de los problemas emocionales que aparecen en el curso de determinadas enfermedades médicas, así como en la prevención de conductas de riesgo y en la adquisición y mantenimiento de las pautas de autocuidado necesarias en múltiples procesos crónicos.

Todos los trastornos de la salud cuya aparición, evolución, alivio, eliminación o reaparición dependen de variables psicosociales y, también aquellos otros de carácter crónico con impactantes consecuencias en la vida de las personas deben ser consideradas en un marco más amplio que el puramente médico.

La ausencia o presencia de determinados comportamientos es clave en la aparición de múltiples enfermedades, asimismo, son muchos los cambios conductuales necesarios cuando aparecen determinadas dolencias. En este sentido, la intervención psicológica ha mostrado su eficacia en programas dirigidos a pacientes con trastornos cardiovasculares, diabetes, cáncer, procesos que cursan con dolor, etc.

Es importante señalar que la aparición de la enfermedad supone un impacto en la vida de la persona, conllevando en muchos casos un deterioro en la vida del paciente, así, es frecuente que aparezcan de elevados niveles de estrés, o en algunos casos estados depresivos.

La piscología aporta herramientas para que la persona que padece una enfermedad minimice el impacto de la misma en su estado emocional, aprenda estrategias que le ayuden a cuidarse tanto física como psicológicamente y le faciliten una buena calidad de vida.

El abordaje de la salud-enfermedad requiere un abordaje multidisciplinar. La enfermedad ya no se considera como algo meramente físico que ha de resolver el médico, sino que se entiendo como algo más amplio en el que intervienen variables, genéticas, ambientales, conductuales y emocionales.

La psicoterapia puede ayudar a la persona a:
- Adquirir y mantener hábitos saludables.
- Hacer frente a los nuevos retos que supone la enfermedad.
- Aprender estrategias de manejo emocional.


La psicología, tradicionalmente centrada en la intervención en los trastornos mentales, ha demostrado su eficacia en el tratamiento de los problemas emocionales que aparecen en el curso de determinadas enfermedades médicas, así como en la prevención de conductas de riesgo y en la adquisición y mantenimiento de las pautas de autocuidado necesarias en múltiples procesos crónicos.

Todos los trastornos de la salud cuya aparición, evolución, alivio, eliminación o reaparición dependen de variables psicosociales y, también aquellos otros de carácter crónico con impactantes consecuencias en la vida de las personas deben ser consideradas en un marco más amplio que el puramente médico.

La ausencia o presencia de determinados comportamientos es clave en la aparición de múltiples enfermedades, asimismo, son muchos los cambios conductuales necesarios cuando aparecen determinadas dolencias. En este sentido, la intervención psicológica ha mostrado su eficacia en programas dirigidos a pacientes con trastornos cardiovasculares, diabetes, cáncer, procesos que cursan con dolor, etc.

Es importante señalar que la aparición de la enfermedad supone un impacto en la vida de la persona, conllevando en muchos casos un deterioro en la vida del paciente, así, es frecuente que aparezcan de elevados niveles de estrés, o en algunos casos estados depresivos.

La piscología aporta herramientas para que la persona que padece una enfermedad minimice el impacto de la misma en su estado emocional, aprenda estrategias que le ayuden a cuidarse tanto física como psicológicamente y le faciliten una buena calidad de vida.

El abordaje de la salud-enfermedad requiere un abordaje multidisciplinar. La enfermedad ya no se considera como algo meramente físico que ha de resolver el médico, sino que se entiendo como algo más amplio en el que intervienen variables, genéticas, ambientales, conductuales y emocionales.

La psicoterapia puede ayudar a la persona a:
- Adquirir y mantener hábitos saludables.
- Hacer frente a los nuevos retos que supone la enfermedad.
- Aprender estrategias de manejo emocional.

AMP Psicólogos

  Calle Stuart, 47 – Bajo derecha,
Aranjuez, 28300, (Madrid)

  91 865 75 24

  680 63 76 74

Ubicación